Joaquin_VillanovaVillanova: “¿Qué obsesiona tanto al portavoz de Alhaurín Despierta para que solo se fije en los contratos del Área de Cultura y Fiestas?”. El regidor subraya la limpieza y transparencia de todos los procesos y que tres de cada cuatro empresas locales son proveedores del Ayuntamiento

 

En relación con las críticas vertidas esta mañana por el portavoz de Alhaurín Despierta, Juan Manuel Mancebo, acerca del control e información de los contratos menores que realiza el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, el alcalde del municipio, Joaquín Villanova desea realizar las siguientes precisiones:

 

1.- El sistema municipal de contrataciones, mediante la Central de Compras instaurada en 1998, un mecanismo pionero en la provincia y en Andalucía, ha repercutido en el ahorro de varios millones de euros en todo tipo de adquisiciones de bienes, suministros, productos y servicios de todas las Concejalías y Áreas del Ayuntamiento. Muchos municipios y ciudades de la comunidad autónoma han venido a conocerlo. Es un sistema modélico, del que se siente especialmente orgulloso el regidor como punta de lanza de su gestión desde que es alcalde.

 

2.-. A día de hoy, casi 600 municipios de España se han adherido a un modelo de Central de Compras de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) muy similar al implantado en Alhaurín de la Torre, circunstancia que otorga un enorme valor a una forma de trabajar que está en vigor en nuestra localidad desde hace 18 años.

 

3.- Es falso que no existan mecanismos de control y también es falso que falte transparencia en la publicidad de los contratos menores. Por un lado, todos los expedientes son elaborados por la Asesoría Jurídica Municipal bajo la estricta supervisión de la Secretaría Municipal, antes de que pase a firma por parte del alcalde, y el procedimiento tiene todas las garantías legales necesarias desde el primer momento y también durante su paso por la Mesa de Contratación, que hace una labor igual de impecable. Por otro lado, todos los contratos menores se publican en el Perfil del Contratante y solo se está a falta de poder publicar los suministros pequeños no sujetos a contrato, como sustancial mejora de la información en la web municipal a través del Portal de Transparencia. Esa última fase se realizará una vez que el Consistorio tenga a su disposición los medios y el personal necesarios. Hay que recordar la que legislación es muy exigente al respecto y solo dos municipios de la provincia la cumplen a rajatabla, mientras que los demás municipios estamos en el camino.

 

4.- Con respecto al caso concreto de los expedientes relacionados del Área de Cultura (Portón del Jazz y Torre del Cante), debe quedar claro que son los representantes de los artistas los que deciden qué intermediario tiene la exclusividad a la hora de gestionar su contratación -en este caso, una empresa local-, por lo que no cabe la posibilidad de sacar a concurso el servicio de mediación. Todos los contratos son individuales y, gracias a este sistema de intermediación, absoluta y escrupulosamente legal, se ahorra dinero al municipio desde hace muchos años y, además, se apoya a empresas locales. E otros espectáculos y conciertos se ha trabajado con otros intermediarios, siguiendo idéntico proceso y también sujeto a la normativa vigente. Dicho de otro modo: se ha empleado en ambos casos el mismo procedimiento legal, igualmente válido, aunque el concejal de AD solo ha criticado el que afecta a una empresa local.

 

5.- A día de hoy, tres de cada cuatro empresas de nuestra ciudad son proveedores ocasionales o habituales del Ayuntamiento, por lo que es lógico pensar que exista una empresa de intermediación y representación y que además, tenga los contactos necesarios con representantes de artistas para lograr los mejores precios en las actuaciones que vayan a tener lugar en Alhaurín de la Torre, sin perjuicio, por supuesto, de que las contrataciones y adjudicaciones se hagan siguiendo la legislación de forma estricta, con numerosos filtros técnicos, como antes quedó explicado.

 

6.- Llegados a este punto, el alcalde se pregunta por qué el concejal de AD está tan obsesionado con los contratos menores del Área de Cultura en particular y con la gestión del concejal de Fiestas, Cultura y Turismo en general, cuando ha quedado claro que se actúa con los mecanismos y controles necesarios y con la transparencia exigible. En Latín existía una frase, considerada un principio del Derecho Romano, que podría ayudar a entender el comportamiento del sr. Mancebo: “¿Cui prodest?”, es decir: esta fijación del portavoz de AD, ¿a quién beneficia? ¿Acaso a algún otro proveedor de servicios?

 

7.- El alcalde, por último, critica duramente la actitud “bochornosa” del sr. Mancebo, quien en su escrito vierte una “indecente sarta de mentiras, cómodamente sentado desde su mesa de ordenador, sin conocer una sola palabra” del derecho administrativo ni de la Ley de Contratos, sin venir a trabajar al Ayuntamiento y, lo que es peor, “sembrando confusión y manchando el buen nombre de esta institución con sus insidias, y haciéndolas creer a su reducido grupo de acólitos, tratando de engañar a la ciudadanía en las redes sociales y en diversos foros de debate. Así no se va a ninguna parte, sr. Mancebo. Deje ya de hacer el ridículo”, concluye Villanova.

Print Friendly, PDF & Email