image

 El Pleno de la Corporación refrenda por unanimidad el acuerdo entre el Ayuntamiento y la Junta para financiar el proyecto, que plantea eliminar las barreras arquitectónicas y dotarla de más zonas verdes y un área de juegos

El Pleno del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre aprobó en su última sesión ordinaria el convenio entre el Consistorio y la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía para impulsar la reforma de la plaza Paco Lara, obras enmarcadas dentro del programa autonómico denominado ‘La Ciudad Amable’. El punto fue aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos, y era uno de los últimos trámites pendientes para iniciar esta actuación, que servirá para potenciar el carácter peatonal de este emblemático rincón, situado en el barrio de La Alegría.

El plan ‘La Ciudad Amable’ abarca un total de 52 municipios andaluces, siendo Alhaurín de la Torre uno de los pocos de la provincia de Málaga, junto con Archidona, El Burgo, Casares, Benalmádena y Nerja. La plaza Paco Lara, situada entre las calles Punto Industrial y José María Pemán, será objeto de una completa transformación, con una inversión que rondará los 240.000 euros.

La actuación, que coordinará la Concejalía de Obras e Infraestructuras que dirige Salvador Herrera, afectarán a una superficie aproximada de 1.300 metros cuadrados, y supondrán que la plaza quede al mismo nivel de la calle Punto Industrial. De esta forma, el barrio de La Alegría quedará conectado peatonalmente con el centro administrativo que conforman diferentes dependencias públicas, como el Ayuntamiento, el Centro de Formación Jabalcuza, la Escuela de Música o la Casa de la Juventud. Hay que recordar que el origen de esta plaza se remonta a la reordenación urbanística que realizó el Consistorio a finales de los 80 y principios de los 90, tras incorporar al patrimonio municipal los terrenos y edificaciones de la antigua fábrica textil.

Su nombre sirve de homenaje a Francisco Lara, primer presidente de la Peña Flamenca Torre del Cante. Los trabajos, además de la eliminación de barreras arquitectónicas, implicarán la dotación de más áreas ajardinadas y zonas de juegos para niños, ya que la idea pasa por crear un espacio lo más habitable posible, dando más participación a los ciudadanos y quitando protagonismo al tráfico.

El proyecto contempla la conservación del principal árbol de la plaza, denominado popularmente como Almecino, que por su situación, categoría medioambiental y elegante porte, se mantendrá como elemento central del nuevo diseño, realzándolo y poniéndolo en valor.

Print Friendly, PDF & Email