Entrevista a José Manuel Pastor Vega Presidente del sector provincial de Universidad del sindicato CSI-F, publicada este viernes en la Opinión de Málaga

Los recortes del Gobierno central y de la Junta de Andalucía han obligado a la UMA a aprobar un presupuesto un 11% inferior al del pasado año. Los ingresos por la matriculación de alumnos también se verán reducidos. Hasta ahora, la institución académica ha podido mantener su plantilla haciendo juegos malabares, pero Pastor teme que no pueda aguantar por mucho tiempo.

No pretende que nadie entienda por qué un catedrático universitario está metido en la actividad sindical. Presume de independencia. Y asegura que en vez de quejarse en foros de discusión o debate, ya sean presenciales o virtuales, optó por ponerse manos a la obra para tratar de cambiar las cosas. José Pastor es presidente del sector de Universidad del CSIF. Critica unos recortes que considera «injustos» y muestra su preocupación por el futuro de la UMA, si no cambian las cosas.
¿Cuál es el escenario práctico que tiene la Universidad de Málaga con los recortes?
Es probable que más de diez mil alumnos se queden sin beca de estudio. A esto hay que sumar la subida de tasas, lo que se traduce en que los universitarios se matriculen de menos asignaturas. La UMA ha visto reducido también los ingresos. El aumento de los precios públicos, en países como el Reino Unido, lleva aparejado un aumento de las becas, pero el problema en este país es histórico. Padecemos el síndrome de la «titulitis». La oferta de la FP no satisface porque durante muchos años se ha olvidado, así que los chavales tienen que ir a la Universidad, y como no hay otra salida, las aulas están masificadas. Luego es más fácil encontrar trabajo con un título universitario que sin él, aunque no sea de lo suyo. Así que por estas razones, habrá alumnos que, por los motivos que sean, no han conseguido aprobar un curso completo, y pese a tener capacidad, pero no recursos, se van a quedar sin una beca. En de!nitiva, estas políticas van a generar mucha frustración

y que este país pierda a muchas personas capacitadas. Que ya está perdiendo demasiado con los jóvenes preparados que tienen que irse al extranjero.

Y mientras sí podrán seguir estudiando los más poderosos, aunque no aprueben…
Este país apesta a insolidaridad, incompetencia, corrupción, recortes e injusticias. Y estos jóvenes, sin duda, van a vivir una gran injusticia.
¿Cuánto le sigue debiendo la Junta de Andalucía a la UMA? ¿Puede llegar a afectar al pago de nóminas?
La Junta adeudaba cerca de 725 millones de euros a las diez universidades públicas andaluzas. El pasado  22 de octubre, adelantó a la UMA 3,7  millones de los cien que le debe. Esto, como dice la rectora, es una situación límite. La Universidad de Málaga en los últimos cuatro años ha perdido un 20% de sus ingresos que procedían de transferencias. Y eso está
afectando a la docencia y la investigación, pero también a la contratación de becarias, la movilidad del profesorado o nuestra participación en congresos internacionales.Sin embargo, es de las pocas universidades que ha hecho un importante esfuerzo por mantener a su plantilla. 

Bueno, algún despido se ha producido en el PAS. La plantilla docente se está manteniendo, reduciendo la jornada laboral y las retribuciones de algunos profesores asociados. Pero el problema esque ya era insu!ciente para poder desarrollar el Plan de Bolonia, como su espíritu demanda y que si está saliendo adelante es por el gran espíritu de servicio que tiene la Universidad, y del que deberían tomar nota alguno de nuestros gobernantes.

¿Hasta dónde podrá llegar la Universidad si se mantienen o agravan estas condiciones?
Como esto siga así, si el país va como va, las matrículas siguen subiendo, las becas bajando y la Universidad reduciendo sus ingresos, la UMA no tendrá más remedio que aplicar un ERE, que es lo que dice la ley, y de lo que son capaces estos políticos y de más. España está viviendo al día. Así que el esfuerzo de la UMA por mantener su plantilla es digno de alabar, pero hace otras cosas que no son de recibo.
¿A qué se refiere?
Que nos gustaría que la rectora fuera igual de vehemente en la denuncia de los recortes del Gobierno central y de la Junta (que ya no aporta el 30% del presupuesto en la adquisición de equipamiento cientí!co, como hasta ahora). Además, denunciamos que se han recortado más de (150.000 euros en acción social y en planes de formación de la Universidad
(idiomas, métodos de enseñanza o tecnología pedagógica). También asistimos con sorpresa al aumento de los nombramientos de cada vez más asesores, a los que se le reduce su actividad docente y se aumentan sus complementos retributivos. En el último consejo de gobierno, por ejemplo, se han nombrado nuevos asesores en el Servicio de Inspección.
¿Cuántos cargos de con!anzatiene la UMA?
Vamos a hacer un estudio. Habrá que analizarlo en profundidad, porque no es que queramos que se eliminen unidades de gestión, sino que todos en la UMA tenemos que hacer un esfuerzo, que empieza por ser personal, para dar ejemplo, moderando el gasto y optimizando los recursos, sin perder calidad en la docencia. Pero esto tiene que hacerlo también la rectora.De la Calle defiende que la Universidad de Málaga es especialista en sacar el mejor rendimiento posible de los recursosdisponibles.¿Comparte este diagnóstico?

Sí lo comparto. Pedir a la UMA, una universidad tan joven que acaba de cumplir )40 años, una excelencia

para estar en los rankings internacionales cuando a la vez se está recortando, me parece de una hipocresía repugnante. No obstante, hay cosas que mejorar. Hay cosas que no nos gustan, cosas que denunciamos, pero hay otras que se están haciendo bien.
¿Cómo son las relaciones del sindicato que representa con los órganos de gobierno de la Universidad de Málaga?
Lamentamos que la UMA ningunee a este sindicato en mesas de negociación en la que se dirimen cosas que afectan a las condiciones laborales del personal de la Universidad de Málaga.