(Francisco Javier Zambrana Durán – Alhaurín de la Torre)

Todo deporte tiene su lado aficionado y no tan aficionado. El Trail vive en esa dicotomía constante de no saber muy bien si realmente se es o no un profesional. Si uno gana carreras, puede ser que se considere como tal, sin embargo al fin y al cabo, si uno gana carreras es porque se prepara, porque siente este deporte. Un profesional lo siente, sí, pero no como lo hace un aficionado de alto nivel.

Lurdes Aragón puede ser el perfecto ejemplo de este tipo de debate. ¿Es profesional? ¿Es aficionada? La corredora de Irontriath Benalmádena se alzó la pasada temporada con el tercer puesto en la Copa Malagueña de Trail después de un resultado magnífico en la prueba de Jarapalos (donde peleó por el podio). Nada de ello quita que le reste ninguna gota de entusiasmo a su pasión: correr por la montaña.

Jarapalos, como no, está en su calendario, y marcado con un círculo rojo. Jarapalos es aquella carrera que marca su antes y su después. Es aquella fiesta en la que busca averiguar, un año más, si pelea como una profesional o como una aficionada que busca satisfacer su deseo de montaña.

Lurdes corona el Veleta en la carrera de 2018. – Fuente: Lurdes Aragón.
¿Cómo preparas esta carrera? ¿Se prepara de la misma forma que otra carrera de montaña como la ascensión al Veleta, por ejemplo?

Para Jarapalos tengo la gran suerte de vivir cerca, ya que soy de Alhaurín El Grande y suelo entrenar por allí por lo menos una vez en semana. Hago tiradas más largas, pasando por zonas del recorrido como el Cerro del Moro, Presidiarios, Fuente de Jarapalos, etc.

La verdad que no se puede comparar una con otra, ya que la subida del Veleta la suelo entrenar por asfalto, por carril, y en altitud, ya que la meta está a más de 3000 metros.

¿Cómo valoras el trazado de la carrera desde tu punto de vista como corredora de Alhaurín que suele entrenar por zonas por las que transita la carrera?

Su trazado tiene un poco de todo. Tiene muchos senderos, zonas de carril, bajadas y subidas muy técnicas… Pasa por zonas arenosas después de Presidiarios que te recuerdan a correr por la playa. Luego se adentra en un bosque espeso de arboleda, y lo cierto es que las vistas son impresionantes.

Es bastante rompepiernas, y es eso lo que la hace, para mí, difícil, ya que se puede correr bastante, y con tantos kilómetros en las piernas termina pasando factura. Con ello no quiero decir que sea cien por cien corrible, pues la subida a las Antenas o a Presidiarios, al menos yo no la hago corriendo.

Un recuerdo de esta carrera que no se te haya olvidado jamás.

Mi primer Jarapalos en el año 2015. Fue mi primera maratón de montaña, y acabé muerta. Muerta, pero acabé. Recuerdo muy bien mi tiempo: 5:45. En aquel momento no sabía se era bueno, muy bueno o malo, pero yo terminé muerta y feliz.


Entrevista realizada por: Francisco Javier Zambrana Durán (@neyfranzambrana/Francisco Zambrana).

Fotografías de Lurdes Aragón Moreno. – Todos los derechos reservados.

Print Friendly, PDF & Email