El alcalde y vicepresidente primero de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias ha recogido las reivindicaciones del gremio para paliar los “graves daños” que a cancelación de ferias y celebraciones populares ha causado en unas 2.000 familias de la Comunidad

El alcalde de Alhaurín de la Torre y vicepresidente primero de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Joaquín Villanova, ha mantenido esta semana una reunión con el presidente de la Asociación de Empresarios Feriantes de Andalucía, Ceuta y Melilla, Antonio Palacios, para recoger sus propuestas a fin de paliar los graves problemas económicos que se ciernen sobre este sector, debido a la suspensión de ferias y festejos populares a causa de la pandemia del Covid-19. En ese encuentro, el regidor ha conocido de primera mano el temor de miles de familias andaluzas que viven directa e indirectamente de esta actividad ambulante, la cual va a quedar seriamente dañada, tanto en lo monetario como en lo anímico.

Villanova, en su calidad de vicepresidente primero del organismo intermunicipal, ha mostrado su disposición a ayudar, en la medida de lo posible, a este gremio, tan característico de nuestra comunidad, y a buscar algún tipo de mediación, por lo cual ha mostrado su deseo de que las propuestas de dicha asociación puedan analizarse en el seno de la FAMP.

Palacios, a través de un escrito, ha planteado, en nombre de de todos los empresarios del sector, la necesidad de canalizar a través de la FAMP la realización de un protocolo de colaboración entre los ayuntamientos andaluces y el citado gremio de feriantes. Villanova, tras escuchar atentamente las reivindicaciones, tiene intención de plantearlo al ente al que representa para que se pueda, llegado el caso, analizar en una próxima Comisión Ejecutiva, al objeto de debatir y llegar a un acuerdo satisfactorio para todas las partes.

La Asociación de Empresarios Feriantes de Andalucía integra a más de 400 personas que, a su vez, explotan casi un millar de atracciones mecánicas y negocios de alimentación y ocio relacionados con las mismas. A ello hay que añadir el amplio colectivo de trabajadores que año tras año se contratan para la temporada, que supera las dos mil personas.

La organización ha explicado al dirigente de la FAMP que, debido al carácter temporal de su actividad, en el momento del estallido de la crisis sanitaria ya llevaban más de seis meses sin trabajar, lo que provoca un doble quebranto económico al haberse cancelado todas las ferias y celebraciones populares de Andalucía para este verano, “sin ningún tipo de ayuda y coincidiendo que la mayoría de los asociados se encontraba de baja en el Régimen de Autónomo, lo que nos ha perjudicado aún más en la posibilidad de haber accedido a ayudas”.

El alcalde ha recogido un paquete de iniciativas del sector, que pasan por alcanzar un consenso intermunicipal para exonerarles del pago de tasas y tributos locales por el uso de suelo público en los festejos o, al menos, que haya una importante reducción de la cuantía económica a abonar a los Ayuntamientos por un periodo de 5 años.

Print Friendly, PDF & Email