•  El Consistorio congelará el resto de tributos municipales tras la bajada de tipos del IBI y del ICIO aprobada en el último pleno de la Corporación. Ni tan siquiera se actualizará el incremento del Índice de Precios al Consumo (IPC)

 

(Oficina de Prensa Ayto. Alhaurín de la Torre) El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, ha reiterado que el Ayuntamiento no subirá ninguna tasa ni impuesto en 2013, dado que las figuras tributarias se mantendrán congeladas o, directamente, bajarán. El regidor ya avanzó esta decisión del equipo de gobierno municipal durante el pleno ordinario celebrado hace unos días, mientras se debatía el punto relativo a las medidas de amortiguación del incremento del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Villanova asegura que el Área Económica ha trabajado “muy duro” estos meses atrás para poder hacer compatible el descenso de ingresos por vía tributaria (sin que las arcas municipales sufran en exceso ni tener que recurrir al endeudamiento), con la decisión de no aumentar la presión fiscal al contribuyente en el año próximo. El mandatario tiene claro que Alhaurín de la Torre es uno de los pocos municipios de la provincia y de toda Andalucía que puede permitirse estas “medidas anticrisis”, debido a “nuestra impecable gestión económica” a lo largo de los últimos quince años. Villanova recuerda que en los años de bonanza, el equipo de gobierno municipal “ha sabido guardar, ahorrar y no despilfarrar, llenando el granero para cuando vinieran las vacas flacas”.

De esta forma, junto a la bajada del tipo impositivo del IBI en un diez por ciento y el resto de medidas para compensar la subida de este recibo por la revisión catastral; el descenso de casi el 20 por ciento en la cuota del impuesto de Obras y Construcciones, y la nueva rebaja del 15 por ciento en la tasa de entrada y salida de vehículos para las comunidades de propietarios, el regidor asegura que el agua, la basura, el saneamiento, el cementerio, la ocupación de vía públlica o las multas de tráfico, por poner varios ejemplos, quedarán congelados. Y es que el equipo de gobierno municipal ha decidido que ni tan siquiera se actualicen estas tarifas respecto al alza del Índice de Precios al Consumo (IPC), de ahí que ni una sola de las tasas sufra incremento alguno.

Como ya se avanzó días atrás, todas estas medidas en favor de las familias suponen un gran enorme esfuerzo para las arcas municipales, que, en concreto, dejan de ingresar cerca de tres millones de euros por la amortiguación del incremento del IBI. Eso sí, más de 4.300 contribuyentes verán rebajada la cuota de la Contribución y otro 30 por ciento de la población pagará casi lo mismo que este año. “Tratamos de dar ejemplo en unos tiempos en que existen ciudadanos que ya están muy asfixiados”, sentenció el alcalde.

El caso de la entrada y salida de vehículos, a pesar de las críticas de la oposición, es más que significativo: ha sufrido tres descensos anuales consecutivos y supondrá una bajada acumulada de la cuota final de 75 a 30 euros, en los contribuyentes individuales, y hasta 24 euros en el caso de comunidades de propietarios.

Print Friendly, PDF & Email