(Jmm Caminero) Vivimos-existimos en lo que se podría denominar un “estilo internacional”, y ya hemos entrado en una nueva etapa de la historia, que se está denominando “era digital”, muy diferente a la era industrial y sus distintas fases. Todos somos conscientes, pequeños o grandes, que estamos empezando un nuevo mundo, que no sabemos cómo terminará, ni siquiera dónde nos conducirá. Dentro de cien años, quizás el hoy, que nos parece muy moderno, quizás apenas sea entendido. Quizás, por si sucede esa posibilidad, podremos ofrecerles algunas fotografías, a los seres racionales que habiten el mundo dentro de un siglo o de dos, para quizás, nos comprendan un poco mejor, nos amen un poco más.

– Me interesa el concepto, que podríamos denominar, metafísico-espiritual-religioso en sentido profundo y externo de un tipo posible de fotografía. Pero sí de realidad humana.

Creo que el mundo necesita una fotografía de este tipo, que quizás, todavía la fotografía no ha descubierto o no ha sido capaz de realizar, una fotografía que refleje las enormes ansias y preguntas filosóficas y metafísicas del ser humano, también religiosas y espirituales. Lo de dentro y no solo lo de fuera. Quizás a veces, en una mancha en la pared, se pueda reflejar algo de ese mundo esencial y profundo que arrastramos, esas grandes preguntas metafísicas-religiosas-espirituales-filosóficas-esenciales-inmanentes-trascendentes, que el ser humano, todo ser humano se hace, alguna vez en la vida, o muchas veces a lo largo del existir.

– Utilizar una cámara modesta, incluso familiar, incluso de corte modesto dentro de las familiares, con dos sentidos, primero, que los grandes maestros de la fotografías, hace sesenta años, tenían fotografías con menos prestaciones, que cualquiera de las de ahora más modestas y económica y familiar. Segundo, para captar la imperfección, a través de cámaras imperfectas, saltándose con algunos fundamentos o variables de la fotografía clásica. Intentar recoger arte con la fotografía y documentación con cámaras, adrede imperfectas. No se niega la perfección de la fotografía con multitud de medios, pero esto sería diríamos otra posibilidad, el que quiera, recoja ese tipo de fotografía y el que no quiera el otro. Igual que existen pinturas muy realistas y muy bien hechas, y otras muy imperfectas adrede, diríamos expresionistas o abstractas.

– Se define la fotografía como la mirada, pero la mirada del que realiza la fotografía, la mirada del que percibe la fotografía, y en medio está la realidad, esa realidad, instantánea o menos, que de alguna manera es.

– Creo que sería esencial para la fotografía se crearán centros documentales de y sobre la fotografía, donde de forma virtual, se conserven curriculum y unas docenas o cientos de fotografías, de cualquier autor que quiera enviarlas y mostrarlas. Sea un gran profesional o sea un aficionado. Creo que esto, hecho por localidades o provincias o comarcas o regiones, daría un salto cualitativo a la hora de la creación y de la expresión de un arte, de este arte, o de este sistema de documentación. Porque no solo está en lo que se haga, sino en lo que se conserve, o en lo que se perciba que se hace o y se pueda conservar y mostrar, aunque sea mínimamente…

Cuánto ayudaría a esta labor, que el ayuntamiento, una entidad cultural de esa localidad, un pequeño museo tuviese una pestaña, con los fotógrafos, un pequeño curriculum, y unas docenas o cientos de fotografías de los autores de esa localidad, nacidos o residentes… Quizás solo serían unas docenas, quizás serían unos cientos… pero se daría un salto cualitativo en la producción cultural, en la conservación, en la difusión… Porque no solo consiste en lo que se hace, sino en lo que se conserva, y en lo que se muestra… Quizás, igual que valoramos la pequeña o gran iglesia de nuestro pueblo, nos daríamos cuenta que en estos dos siglos han existido, cincuenta fotógrafos en nuestra ciudad, quizás no profesionales, quizás amateurs, pero han dicho algo de lo que somos, de nuestros habitantes, de nuestros paisajes, de nuestras personas, de nuestros rincones…  Ciertamente esta sugerencia la hago en todas las actividades culturales… pero hasta ahora, siempre quedan en borrajas, palabra que por otro lado, no sé muy bien lo que expresa…

– Creo que sería un resurgimiento cultural, si por ejemplo, en la fotografía, todos y cada uno de los ayuntamientos de un territorio equis, de una sociedad-país-Estado, de una comarca, región, provincia, todos en alguno de sus museos, en las páginas web de su ayuntamiento, en algún centro educativo, fuesen creando páginas virtuales de cultura, por ejemplo, de fotografía, de las personas de sus localidades o comarcas, o páginas de otros saberes o artes… Creo que se produciría una revolución cultural, porque empezaría a valorarse, lo mucho o poco, que han realizado o se han conservado durante varias generaciones, y de la actual hacia el futuro… Creo que se acabaría teniendo una nueva mirada sobre nosotros mismos, vivamos o existamos en una gran capital, una gran ciudad, o una pequeña aldea o pueblo… ¡Ahí, queda el guante de seda o de cuero o de piel o de tela o de lana…! ¿Alguien lo recogerá…?

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (14 Sept. 2017-26 abril 2018 cr).

Fin artículo 1.209º: “En la fotografía, V”.

Print Friendly, PDF & Email