Humor VI-81. Sobre la risa y la sonrisa y el humor

(Jmm Caminero) Debemos admitir, que no sabemos exactamente, porqué un acto o palabra o hecho nos hace reír o sonreír.

Por tanto, aquí mencionaremos algunas reflexiones o bosquejos para acercarnos a este tema, que entre otras definiciones, se ha dicho que el “hombre es el único ser viviente en este planeta que ríe”. Sería la definición más singular del ser humano. Pero todas las que se han indicado hasta ahora, se ha percibido después, que hay otras especies que han tenido una protoactividad, se decía, somos la única especie que jugamos, la única especie que hablamos, la única especie que… Y, el tiempo, ha ido limitando esas definiciones, por tanto, me temo, que con la definición de la risa sucederá algo parecido.

– Se dice que ante una obra de arte, existen tres miradas básicas: la del contemplador general, la del crítico, la del autor. Por supuesto, que en cada categoría se incluyen otras, pero básicamente, diríamos que ante todo acontecimiento, existen esas tres perspectivas-dimensiones-miradas. Cierto, que se pueden contemplar, el receptor puede ser a su vez crítico o incluso autor.

Por consecuencia, al analizar algunos aspectos del humor, este escribiente, se sitúa, diríamos en esas tres dimensiones, quizás, como modesto autor, como modesto teorizador-crítico-analizador de este fenómeno, como contemplador-visualizador-consumidor de humor y de humor gráfico, en particular.

– Durante varias décadas en el siglo veinte se ha denominado los cómics o historieta o  novela gráfica o viñetas secuenciada, como el noveno arte. Indicar, dos realidades, que quizás, dentro de se supuesto noveno arte, también se debería incluir el humor gráfico. Aunque éste también sea un subgénero dentro del humor en general.

Ahora, en estos lustros, con nuevos medios técnicos de difusión y comunicación, ha quedado relegado, un poco o mucho, del periodismo, al menos en papel, de esta realidad, denominada humor gráfico. Pero, dicha realidad se ha clavado en las redes sociales, en parte, en los periódicos digitales, en los móviles, con un humor, que no tiene autor, aunque alguien lo habrá creado. Diríamos, que hemos entrado en un “humor masivo anónimo”. Véase cualquier fenómeno social, las tiras de humor, hablado o escrito que corren por el Internet de las cosas o de la información o de las noticias..

Dicho humor, se debería conservar, coleccionar, guardar, estudiar, archivar, para que así, dentro de unas décadas, pueda analizarse, como una “nueva categoría o subgénero del humor y del humor gráfico”.

– Es cierto, que el humor gráfico que a mi más me interesa, sería una especie de “humor literario-filosófico, un humor metafísico, un humor de preguntas”. No, el humor para grandes carcajadas, no el humor para criticar algún aspecto de la realidad, social o individual o colectiva o social o estatal, sino ese humor, que plantea preguntas-cuestiones, que nace-vuelve a uno mismo, a lo más profundo de uno mismo y, en uno mismo. El humor que abre una pequeña sonrisa, y una pequeña pregunta.

Entiendo el humor, no como un ataque a nadie, sea individuo o colectivo o ideología o sociedad o etnia o cultura o civilización o metafísica o religión. Sino diríamos señalar, que en un cuadro de colores, también pueden existir motas de polvo negro o disonancias. En ese sentido el humor ayuda, a una sana autocrítica y heterocrítica, para que así todo ser humano se plantee un poco mejor lo que es o debe ser o debe hacer o hace.

– No puedo indicar que comprendo o entiendo al ser humano, ni a mi mismo, decimos una cosa pero sentimos otra, y hacemos otra. Demasiadas veces.

Sé que algunas viñetas de humor gráfico, a lo largo de la historia han abierto grandes heridas, o grandes soluciones. La mayoría pasan sin demasiada gloria. No entiendo, no comprendo mucho, ni demasiado mucho, el y al mundo. Cuando era más joven, creía que lo entendería, si no totalmente, si lo suficiente. Han pasado las décadas, ciertamente, me he esforzado pero no ha sido así.

– El bien, según una de las múltiples definiciones escolásticas “es alegrarse del bien de uno o de otro, siempre que sea un verdadero bien”. Mi concepción del humor gráfico iría por ese camino. No sé, el tiempo, de existencia y de racionalidad en esta existencia que aún me resta, ni mi situación personal, a y en diversos ámbitos, pero es intención, quizás, construir “unos cientos de viñetas de humor gráfico”.

¿Qué sucederá con ellas, qué aceptación tendrán, quizás, ya retomar uno de los proyectos mas antiguos que empecé, y después, dejé o me dejaron, en gran parte en la escalada del silencio y de la vida?

No, solo se nota que la vida se va acortando, porque ya antes, se ha sorbido un gran trecho, sino que además, las fuerzas y las ilusiones y los proyectos van mermando. A veces, lamentablemente, también las esperanzas. Quizás, el humor gráfico posible, que pueda plasmar en los próximos meses o años, recoja, diríamos en forma de dibujos, muy sencillos y de ideas y conceptos, más profundos y esenciales, el resumen, en cierto modo, de mucha actividad de pensamiento y de concepción que durante décadas se ha tenido. Quizás, no tengan demasiada importancia, pero quizás, también resuman, de muchos modos y maneras, realidades accidentales y esenciales, muy profundas, que hemos ido acumulando durante lustros en el interior-exterior, de un sujeto humano, como el que suscribe estas líneas, que no es más que usted, ni menos que usted, pero que puede presentarle algo de usted mismo, algo que quizás tenga escondido…

¡Quizás, con estas modestas frases y palabras y conceptos e ideas, quizás, pueda acercarse al humor y humor gráfico, con otra mirada, y desde luego, el que firma este escribiente-dibujante-observante! ¡Paz y bien!.

https://www.youtube.com/channel/UCP1qKD3iC1dhkOschAftOAQ © jmm caminero (03-07 mayo 2020 cr).

Fin artículo 2.103º: “Ideas sobre el humor y el humor gráfico”.

Print Friendly, PDF & Email