image

El tratamiento, a base de una resina y perlas de vidrio y que repele el agua casi al instante, servirá para evitar los resbalones. Los trabajos se iniciaron la semana pasada y solo queda uno de los laterales de la calle

Evitar los resbalones en la calle Málaga, especialmente cuando llueve. Ese es el objetivo de los trabajos que inició la semana pasada la Concejalía de Servicios Operativos, consistentes en el tratamiento de un producto especial antideslizante en esta vía emblemática del centro urbano, que comunica la plaza de San Sebastián con el Barrio Viejo.

El departamento que dirige Carmen Doblas inició las labores la semana pasada, y se espera que puedan concluir en pocos días, cuando el tiempo lo permita. Precisamente, repeler el agua de lluvia, que ha ocasionado algunas caídas de viandantes en esta calle, es la principal función de este sistema. Se basa en la aplicación de una capa de resina, perlas de vidrio y una segunda capa de resina: un triple tratamiento muy efectivo y especialmente adaptable al tipo de solería de la calle Málaga.

Hasta ahora, se ha ejecutado el lateral izquierdo hasta la plaza del Conde, y queda el otro lateral. En la zona más cercana a la plaza se van a colocar maceteros para delimitar la franja destinada a los peatones. Hay que recordar que esta calle, aunque es fundamentalmente petonal, permite el paso de los vehículos para residentes.

Print Friendly, PDF & Email