20140124_130945 (Mobile)(I. U.) Izquierda Unida. Según el concejal de Hacienda del Partido Popular del equipo que gobierna nuestro pueblo “el ayuntamiento de Alhaurín de la Torre dispone de una partida presupuestaria de 400.000€ para l@s vecin@s que carezcan de medios económicos (debidamente acreditados), y no puedan abonar los recibos de la luz”. Aunque nosotros, no encontramos dicha partida en los presupuestos, si ellos lo dicen públicamente, será verdad.

 

Ante la moción presentada por Izquierda Unida, relativa a la creación de un Fondo de Emergencia destinado a las víctimas de la pobreza energética, expuesta y dignamente defendida por nuestro concejal Jorge  Sánchez durante el último pleno municipal, donde quedó claramente manifestado que las ayudas económicas de los Servicios Sociales Comunitarios no alcanzan para paliar esta situación de injusticia social, como tampoco las ayudas que gestionan organizaciones como Cáritas, Amat o Abc y poner en marcha medidas que garanticen los suministros básicos energéticos a los sectores sociales en riesgo de exclusión.

Aún así, el concejal de Hacienda del  PP, justificó la votación en contra de nuestra moción de esta manera: “Comparto y coincido con el problema, pero no comparto la exposición de motivos”.” No apoyamos la propuesta para crear un Fondo de Emergencia porque este ayuntamiento dispone de una partida presupuestaria de 400.000€ para paliar la pobreza energética”. “Yo cumplo, en Madrid, y aquí”, añadió el alcalde. ¡Más claro, agua! Y más “iluminados” no pudieron estar.

 

En el marco andaluz, la vicepresidencia que ostenta Diego Valderas, de manera participativa con profesionales del sector, está elaborando una propuesta legislativa encaminada a garantizar los suministros mínimos vitales a los perceptores del salario social, esto es, 3.000 litros de agua al mes y 1.400 Kilovatios al año.

 

Desde IU consideramos que los ayuntamientos y la Diputación provincial no pueden ser ajenos a la realidad precaria que vive la provincia, donde más de un 30% de su población vive en riesgo de exclusión social y tiene dificultades acuciantes para llegar a fin de mes y acometer los pagos de cuestiones tan básicas como la vivienda, luz, agua o la alimentación.