El alcalde, Joaquín Villanova, y el concejal de Agricultura, Mario Pérez, se reúnen con la comunidad de la zona para planificar la limpieza de la acequia. Se solicitará a la Junta de Andalucía que limpie el arroyo del Valle y se repongan escolleras para evitar inundaciones

El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, y el concejal de Agricultura, Mario Pérez, se han reunido con responsables y miembros de la comunidad de regantes de Zapata para estudiar distintas mejoras en la red de infraestructuras hidráulicas y de riego, con el objetivo de favorecer a las huertas y fincas de los agricultores en la zona. Tras mantener un encuentro hace unos días, hoy mismo tanto el regidor como el edil se han desplazado hasta Zapata para examinar ‘in situ’ la situación.

Los afectados han explicado que, cuando tienen lugar fuertes lluvias, muchas veces se desborda la acequia que utilizan para regar sus cultivos, con los consiguientes daños y pérdidas. Por este motivo, el alcalde ha anunciado que se va acometer la limpieza de la acequia y se están estudiando otro tipo de intervenciones para que, dentro de las competencias municipales, se puedan minimizar los riesgos de inundaciones en caso de lluvia. “Tenemos que recordar que el Ayuntamiento tiene las competencias de los arroyos en zonas urbanas, pero en zonas rurales es la Junta la que tiene que realizar la limpieza y mantenimiento. Aún así, estamos dispuesto a ayudar a nuestros agricultores en la medida de nuestras posibilidades”, ha explicado el primer edil.

Por este motivo, el Ayuntamiento va a solicitar a la Junta de Andalucía que intervenga en el arroyo del Valle, que es el que pasa por las fincas agrícolas de este entorno. Desde el encauzamiento ejecutado en su momento por la Confederación Hidrográfica (antes dependiente del Estado, hoy de la administración autonómica), se han perdido numerosas escolleras, por lo que se va a pedir que se repongan. También se instará a la Junta a llevar a cabo una limpieza a fondo del cauce, especialmente a la altura de su cruce con la carretera Cártama-Churriana (A-7052), donde actualmente proliferan las cañas y la vegetación, con el consiguiente peligro.

“Fue precisamente la falta de mantenimiento y de limpieza lo que provocó que se rompiera el puente de San Joaquín, que la Junta no quiere arreglar pese a su responsabilidad. Es importante que se impliquen en este punto, porque el arroyo del Valle está prácticamente igual, con todas las cañas y la vegetación acumulada. Si no actúan pronto, podemos tener otro problema importante si vuelven las lluvias torrenciales”, ha advertido el concejal Mario Pérez, que recuerda que  hace un par de años ya se desbordó parte del arroyo a la altura de la antigua carretera, como sucedió en 1989.

Print Friendly, PDF & Email