(PP Alhaurin de la Torre) El PP denuncia los ataques y las calumnias de los socialistas, que se dedican a criticar la gestión del Ayuntamiento sin mencionar la inacción de la Junta en asuntos que son de competencia autonómica. Los populares piden a este grupo que trabaje por los vecinos de Alhaurín en vez de desprestigiar al municipio   17 de enero de 2014.-  Desde el PP de Alhaurín de la Torre denunciamos la campaña de mentiras, ataques y manipulaciones que está llevando a cabo el PSOE local, que ha entrado ya de lleno en periodo preelectoral, disparando a diestro y siniestro contra todo, con hasta tres notas de prensa diarias repletas de calumnias. Para los socialistas, todo en Alhaurín de la Torre funciona mal: vivimos en una localidad donde la indigencia ha tomado las calles, donde el patrimonio se destruye, donde se respira inseguridad, donde las obras están paralizadas y donde el alcalde tiene la culpa de todo lo malo que sucede. Una visión completamente irreal y manipulada, y unas afirmaciones que no hacen más que desvelar el nerviosismo que ha calado en un partido profundamente dividido, sin ningún liderazgo y que busca a la desesperada arañar un puñado de votos, aunque eso implique desprestigiar a un Ayuntamiento que, por mucho que lo nieguen, sigue siendo un ejemplo de buena gestión y es la envidia del resto de municipios.   El PSOE miente sin pudor al decir que el Ayuntamiento mira para otro lado y ningunea a los vecinos de Zambrana por el robo del cableado de alumbrado público en la zona. Desde que se produjo este suceso, la Concejalía de Servicios Operativos ha realizado todas las gestiones necesarias para reponer la red, informando en todo momento a los vecinos a través de la comunidad correspondiente. Por cierto, ningún concejal socialista se puso en contacto con la concejala del área para preguntar por este asunto. Al PSOE le basta con enviar un comunicado afirmando que ”el alcalde condena sin luz a cientos de vecinos de Zambrana”. Lamentable.   El PSOE hace el ridículo. Hace una semana, los concejales del grupo socialista ‘visitaron’ las obras del edificio CSI-IDEA impulsado por el Ayuntamiento para promocionar la Ciudad Aeroportuaria. Aquella visita consistió en una foto y en un comunicado en el que se aseguraba que la obra estaba ”paralizada”. Ese mismo día el alcalde anunciaba que la obra estaba prácticamente acabada, y que se entregará seguramente en un mes. Por cierto, nada decían los socialistas del hecho de que sus compañeros de la Junta de Andalucía lleven más de tres años con el proyecto de la Ciudad Aeroportuaria guardado en un cajón, a pesar de que la propia Junta lo incluyó en el POTAUM, y pese a que el mismo Partido Socialista lo ha llevado en sus programas electorales.   El PSOE engaña y confunde a los vecinos. Ayer mismo acusaba al PP de ‘distraer’ en el asunto de la línea de alta tensión de Pinos, pero no decían ni una palabra sobre las competencias en materia de instalaciones eléctricas de alta tensión, porque saben muy bien que son de la Junta de Andalucía, donde gobiernan junto con Izquierda Unida. Es este partido el que confunde a los vecinos. Es muy fácil ponerse una camiseta, hacerse una foto y culpar al alcalde de una línea de alta tensión que lleva allí desde hace cuatro décadas, obviando la responsabilidad que este mismo grupo tiene en aquellas instituciones en las que gobiernan. Dicen que apoyarán siempre a esta plataforma ciudadana. Podrían empezar por reclamar a los socialistas que gestionan la Consejería de Innovación, Ciencia y Empleo que redacten un plan para un trazado alternativo de esta línea, porque es su competencia y su responsabilidad.   El PSOE esconde sus vergüenzas. En este caso, las vergüenzas de su compañeros de partido de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía. Recientemente, este grupo se ha dedicado a criticar un supuesto abandono del patrimonio de Alhaurín de la Torre. ¿Por qué no piden a su compañera Patricia Alba, delegada de Cultura, que aprueben de una vez por todas la declaración como BIC de los Arcos de Zapata? Es una reivindicación del municipio que se remonta a 2004 y que es básica para proteger uno de los más importantes vestigios de Alhaurín. Frente al abandono de la Junta, el Ayuntamiento ha sido la única administración que ha trabajado en distintas actuaciones administrativas y urbanísticas para mejorar su aspecto y conservación, pero dentro de su limitado ámbito de competencias.   Al PSOE no le importan las leyes. A cuenta de unos supuestos casos de ‘indigencia’, al Partido Socialista no le sirve que exista una Ley de Protección de Datos que el Ayuntamiento tiene que cumplir, y que impide a los servicios sociales informar sobre el trabajo que se realiza con personas en situación de exclusión social. Para los socialistas, esto significa que el alcalde ”niega la información”. Nada dicen de que este año se haya aprobado un Plan Estratégico de Subvenciones sin precedentes, de casi 2 millones de euros, y con un incremento de atenciones benéficas y asistenciales y de ayudas al alquiler para estas personas. Una iniciativa a la que se suman las subvenciones que concede el Ayuntamiento a entidades benéficas que trabajan en este ámbito; un ambicioso plan que ningún otro municipio ha podido emprender, y que es el mejor ejemplo de la lucha del equipo de gobierno contra eso que el PSOE llama ”indigencia”. Plan contra el que el grupo socialista, por cierto, votó en contra.   En definitiva, el PSOE no trabaja. Este partido ha entrado en campaña preelectoral como un elefante en una cacharrería, disparando a discreción pero de una forma muy cómoda: sus concejales se dedican a ir un día a hacerse fotos y el resto de la semana a sentarse frente al ordenador a escribir tranquilamente notas de prensa, en lugar de pisar la calle, hablar con los vecinos o a intentar que sus amigos de la Junta de Andalucía le paguen al pueblo los 3 millones de euros que le debe o aprueben de una vez por todas el plan de la Ciudad Aeroportuaria.   El PP deplora esta forma de hacer política destructiva, amoral y oportunista. Es la misma política que les mantiene en la oposición desde hace ya casi dos décadas, y que, si no la cambian, el pueblo de Alhaurín de la Torre volverá a castigar en las urnas