image

 Este procedimiento, que se está aplicando periódicamente en todos los municipios de España para incorporar bienes inmuebles o alteraciones no dadas de alta, ya ha finalizado en el municipio, donde se han atendido unas 25 reclamaciones

El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, se ha reunido esta mañana con el gerente territorial del Catastro en Málaga, Francisco Pérez-Vivar, para tratar el denominado Procedimiento de Regularización Catastral, una medida que impulsa este organismo público dependiente del Ministerio de Hacienda con el objetivo de incorporar al Catastro Inmobiliario bienes inmuebles urbanos y rústicos que no estaban dado de alta o con alteraciones que no fueron comunicadas por sus propietarios.

Se trata de un procedimiento de oficio que la Dirección General del Catastro viene aplicando en todos los municipios de España (a excepción del País Vasco y Navarra) desde el año pasado y hasta 2016. En el caso de Alhaurín de la Torre, ya han culminado las tareas pertinentes y se han trasladado las comunicaciones a los interesados para que realicen las alegaciones que consideren oportunas.

En este sentido, el alcalde ha expresado su preocupación por los posibles errores que se hayan podido cometer durante las inspecciones. Desde el Catastro han informado de que se han atendido un total de 25 reclamaciones tramitadas a través de la propia Gerencia Territorial o del Patronato de Recaudación Provincial, y que los posibles fallos se están subsanando en cuestión de días, incluyendo el del toldo de una vivienda que, de forma errónea, fue computado como una construcción.

El gerente territorial del Catastro ha expresado no obstante su disposición a ”colaborar en todo momento” con el Ayuntamiento ante cualquier otra eventualidad. El procedimiento se está llevando a cabo además en otros municipios de Málaga como Fuengirola, Mijas, Benalmádena o Coín, y antes de que acabe el año se extenderá a otras localidades del norte de la provincia. La regularización de la descripción de los bienes inmuebles está sujeta a la tasa de regularización catastral, cuya cuantía es de 60 euros por cada uno de los inmuebles objeto de dicha regularización. La determinación del período de regularización para cada municipio se establece mediante resolución de la Dirección General del Catastro publicada en el BOE. Según informó en su día el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, este plan nacional evitará sanciones de hasta 6.000 euros para los propietarios de edificaciones o ampliaciones que no se habían dado de alta.

Por otro lado, Joaquín Villanova ha aprovechado para recordar que el Ayuntamiento ya ha aprobado este mismo año solicitar al Ministerio un procedimiento de valoración colectiva en Alhaurín para revisar los valores catastrales y que reflejen la realidad del mercado inmobiliario.