Alhaurín de la Torre introduce en Andalucía las nuevas posibilidades de la lucha contra esta lacra, que en la Comunidad de Madrid ha resultado tan efectiva. La iniciativa recibe los elogios del Ayuntamiento y de las asociaciones de mujeres Los expertos de la Fundación Ángel Mariscal y los testimonios y exhibiciones
El seminario sobre la protección de víctimas de violencia de género con perros-escolta (PEPOS), llevado a cabo este fin de semana en el Edificio de Promoción de El Peñón de Alhaurín de la Torre, ha resultado un completo éxito, tanto por la calurosa acogida por parte de los colectivos de mujeres como por la calidad de las ponencias y testimonios compartidos en su seno. El encuentro, impulsado por la Asociación de Mujeres por Alhaurín de la Torre (AMAT) y que contó con la inestimable colaboración de la Fundación Ángel Mariscal de Madrid, ha situado a nuestro municipio en la cabeza de Andalucía en cuanto a la promoción de estas nuevas posibilidades en la lucha contra una de las peores lacras sociales. Se calcula que en España existen alrededor de 20 mujeres adscritas a este programa, desde que comenzó a aplicarse en 2012, y acreditadas con su perro de protección. A partir de ahora, se llevará a cabo en nuestra Comunidad Autónoma gracias al seminario celebrado los días 19 y 20.
Ha sido tanto el interés suscitado y tan provechosa la experiencia que la propia Fundación ha decidido donar cuatro perros a otras tantas víctimas de violencia de género de nuestra provincia, además de que está barajando seriamente la posibilidad de situar en Alhaurín de la Torre una subsede.
El seminario fue inaugurado en la matinal del sábado por el alcalde, Joaquín Villanova, acompañado por la concejala de Igualdad, Isabel Durán, la cual también acudió a la jornada de clausura, ayer al mediodía, y participó en la entrega de los diplomas acreditativos.
Durante ambos días, se han llevado a cabo charlas y ponencias específicas a cargo de los distintos expertos de la Fundación, como el propio Ángel Mariscal y Carlos Ruiz Virumbrales, presidente y vicepresidente, respectivamente, de dicha fundación; Pilar Rodríguez, psicóloga experta en violencia de género; Ángel Álvarez, adiestrador canino experto en seguridad, y Juan José Calvo, etólogo, psicólogo y especialista en conducta animal. El domingo fue turno para los testimonios directos de víctimas de violencia de género adscritas al programa de Madrid y para las exhibiciones caninas, que resultaron muy esclarecedoras sobre la utilidad del sistema y el elevado grado de éxito para prevenir nuevas agresiones o intimidaciones de los maltratadores. Igualmente, resultó muy llamativo que la protección a las mujeres va más allá de la cuestión disuasoria, sino que se establece un fuerte vínculo afectivo con el animal que también repercute en la rutina diaria y en la autoestima de la persona.
Quedó patente en las demostraciones el fuerte instinto de protección de los perros tras su adiestramiento -“Llamó la atención “Bero”, diminutivo de Cancerbero, un ejemplar macho de presa canaria que acompaña en todo momento a la joven América”-, unido a su corte sociable y su gran envergadura. Estas características permiten al animal actuar sorpresiva y rápidamente para paralizar al atacante, sin olvidar la protección anímica a través del cariño incondicional.
Las horas de formación oficial que recibe la dueña, de forma totalmente gratuita, no solamente sirven para que aprenda a guiar a su can y reciba las homologaciones necesarias a fin de poder llevar un perro de estas características, sino que, como antes se ha dicho, con la convivencia y el trabajo se crea un vínculo de confianza, protección y amistad entre víctima y mascota que resulta vital en caso de ataque o aparición repentina del maltratador en el tiempo que transcurriera hasta la llegada de la Policía.
Este seminario ha sido pionero en Andalucía y ha contado con el patrocinio del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, la Fundación Social y Medioambiental de las Canteras, Hidrocarburos Alhaurín, Motos Garrido, el Círculo de Empresarios de la localidad, Unicaja y Restaurante El Segoviano. Colaboran la Fundación Ángel Mariscal y el Club Deportivo Canino Rayo Can, cuyos componentes se han volcado durante estos dos intensos días y además, ha comenzado a incorporar esta vía de adiestramiento entre sus ejemplares de pastores alemanes.
Consegui que la mujer recupere su vida normal, sin tener que huir ni desplazarse, y el agresor sea el que se sienta aislado, ha sido una de las consignas más repetidas durante el encuentro, que terminó con una cerrada ovación por parte del público a los expertos invitados y con la tradicional foto de familia.

Compartir
Artículo anteriorSirena me
Artículo siguiente“Día de las escritoras”