image

La ejecución de este proyecto, que ve la luz después de años de trámites, supondrá una inversión de unos 600.000 euros y duplicará la capacidad del actual servicio que ofrecen las dos tanatosalas

El Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre ha iniciado las obras para la construcción del nuevo tanatorio y de una serie de mejoras en el Cementerio Municipal ‘Virgen del Carmen’. Se trata de un proyecto que el Consistorio venía persiguiendo desde hacía tiempo, y que se desbloqueó por fin el año pasado con la obtención del suelo, tras el acuerdo alcanzado por el alcalde, Joaquín Villanova, después de años de negociaciones.

La actuación corre a cargo de la empresa Albaida Infraestructuras S. A., que resultó la adjudicataria del concurso público convocado tras presentar una oferta de 599.724,21 euros (IVA incluido), lo que supone un ahorro de más de 200.000 euros respecto al precio de licitación, que superaba los 800.000. Los trabajos, que duplicarán la capacidad actual del servicio de tanatorio con dos salas más y que incluye un nuevo acceso desde la calle Prolongación del Arroyo Blanquillo, se han iniciado precisamente en esta vía.

Todo el conjunto ocupará unos 800 metros cuadrados de superficie construida, y quedará integrado dentro del recinto del camposanto y conectado con las dos actuales tanatosalas, por lo que en total el servicio dispondrá de cuatro salas. Entre los dos edificios dedicados a tanatorios (el existente y el ahora proyectado) se levantará una gran cubierta abierta, a modo de pérgola, que dará cobijo al espacio entre los dos conjuntos y justo delante de la entrada al Cementerio.

Se contempla asimismo la apertura de un nuevo espacio urbano público que unirá las calles Gustavo Adolfo Bécquer y la Prolongación del Arroyo Blanquillo de forma peatonal. Este espacio urbano se compondrá de una pequeña plaza por la que se comunicarán ambas calles por medio de una gran escalera. En cuanto al edificio del tanatorio, contará con tres plantas que albergarán las salas para velatorios, cámaras refrigeradas y cuartos de baño, así como un espacio para almacén, aparcamiento de vehículos municipales y vestuarios.

Esta será la inversión más importante acometida por el Ayuntamiento en el Cementerio desde la construcción del actual tanatorio en 2002 y la creación del llamado centro de interpretación cultural de uso multiconfesional en 2011. Además, en 2013 los Servicios Operativos ejecutaron una microactuación de bajo coste en el actual tanatorio que propició un ‘lavado de cara’ de todo el recinto, donde se instalaron zócalos de azulejo de un metro de altura para prevenir rozaduras y evitar humedades. También se sustituyeron las antiguas puertas de salas y aseos, algo deterioradas, por otras nuevas hechas en madera de roble por parte de los carpinteros municipales, y se procedió a la pintura y limpieza general, incluyendo algunas tareas de desbroce de los alcorques de la zona exterior.

Print Friendly, PDF & Email