Ni siquiera el piquete mediático se ha atrevido esta vez a calificar de Huelga General fracasada –como suele hacer con su cínica propaganda- rendido ante la evidencia del éxito indiscutible de la convocatoria del 14-N por parte de las organizaciones de la Cumbre Social.

Ni siquiera el piquete de azul, tan exagerado como intimidante, ha sido capaz de evitar que millones de personas salieran a las calles de todo el territorio ibérico clamando contra las políticas suicidas del gobierno del Partido Popular.
Ni siquiera los piquetes empresariales alertando a los trabajadores precarios de que secundar la Huelga les colocaba en la cola del paro –y esos sí que han ejercido auténtica presión, dadas las circunstancias de la reforma laboral del PP- han impedido el triunfo espectacular de la convocatoria de la jornada de lucha que marcó el hito histórico del 14-N.

Como reconocieron en el acto de piquetes de la noche anterior los líderes de CC.OO. de Andalucía, es la primera vez en la historia que un Vicepresidente del Gobierno de Andalucía –en referencia de Diego Valderas- estaba presente en una asamblea de esta naturaleza, agradeciendo el apoyo que los miembros del PCA y de Izquierda Unida, han aportado para esta victoria en la lucha de tantas organizaciones sociales y sindicales que han dicho basta ya a este cambio de modelo que empobrece, precariza, despide, desahucia y arruina a toda la sociedad.