(P. P. Alhuarín) niega su apoyo a todas las inversiones presupuestarias del Ayuntamiento, pero reclama participar en los planes de empleo

Los populares critican que la candidata socialista ”le lave la cara a la Junta de Andalucía” al presumir de haber destinado 3,2 millones de € al municipio, cuando en realidad han llegado a contraer más de 4 millones de ‘deuda histórica’, ahora reducida a 1,7 millones de €

 

09 de octubre de 2014.- 

El Partido Popular de Alhaurín de la Torre quiere denunciar, una vez más, la hipocresía y total falta de escrúpulos del PSOE local a la hora de referirse al esfuerzo inversor de las administraciones en nuestro municipio. La candidata socialista a la Alcaldía, Micaela García, ha hecho un ejercicio de cinismo supremo, al presumir de lo que invierte la Junta de Andalucía en Alhaurín de la Torre en planes de empleo y en programas formativos, alrededor de 3,2 millones de euros, mientras que, en realidad, lleva años votando en contra de todas las inversiones presupuestarias que realiza el Ayuntamiento para generar empleo y riqueza. Y ahora quiere quedar bien diciendo que siempre han deseado participar en la elaboración de los proyectos de esos planes autonómicos de empleo para personas cualificadas, pero que el alcalde no cuenta con ella.

Pero no solo es eso. Resulta espantoso el ridículo de la portavoz municipal del PSOE cuando se trae a la delegada territorial de Educación y Cultura de la Junta, Patricia Alba, antes concejala en Alhaurín de la Torre, para lavar la cara al Gobierno autonómico e intentar engañar a la ciudadanía anunciando una supuesta lluvia de millones -la gran mayoría, no se olviden, procedentes de Fondos Europeos-, cuando en realidad nos han llegado a deber más de 4 millones de euros, una deuda histórica acumulada desde hace años y que muy lentamente van enjugando y que ahora se sitúa en 1,7 millones.

El PP local siempre ha mantenido la postura de que el PSOE en la Junta de Andalucía ha marginado a la provincia de Málaga, a la Costa del Sol y en particular a la comarca del Guadalhorce -no son capaces de poner en marcha el hospital comarcal, pese al tiempo transcurrido, ni de acabar el eterno plan de carreteras- y Alhaurín de la Torre. Nuestro municipio, gracias a la excelente gestión económica del equipo de gobierno que preside Joaquín Villanova, ha podido adelantar el dinero para construir colegios e institutos y abordar inversiones y gastos que corresponden en exclusiva al Gobierno andaluz. Por contra, la Junta ha estado años sin poner su parte económica de programas formativos y cursos de FPO; ha cerrado vilmente las oficinas del Plan Orienta; sigue estrangulando al pueblo al no aprobar la Ciudad Aeroportuaria; tiene paralizado el teatro y la segunda piscina climatizada; nos prohibió construir un albergue y dos campos de golf, hoteles, residencias de mayores… Sin hablar de que tiene deudas con proveedores, guarderías, federaciones deportivas, etc. desde tiempo inmemorial.

Por contra, el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, aun en tiempos de crisis, invierte el 25 por ciento de su presupuesto anual para acometer obra pública y ser el gran motor de la economía local, con sus posteriores modificaciones de crédito y suplementos que van surgiendo al cabo del año; en concreto, en 2014, las modificaciones presupuestarias ya superan los 3 millones de euros, esa misma cantidad de la que ella tanto presume. Podemos estar hablando de un esfuero inversor de entre 10 y 12 millones de euros de media anuales. Y el PSOE, fiel a su tradición, ha votado NO a todas y cada una de estas inversiones para equipamientos públicos, parques y jardines, recintos deportivos, servicios básicos…

La ciudadanía sabe todo esto perfectamente y conoce ambos modelos de funcionamiento, el de Villanova y el del PSOE; de ahí las cuatro mayorías absolutas que el PP acumula en Alhaurín de la Torre, frente a tres candidatos/as distintos/as socialistas que apenas llegaron al 23% de apoyo en las urnas.