(Eduardo Sáez Maldonado) El pasado jueves 26 de noviembre, la Plataforma en Defensa de la Salud y la Sierra asistió al acto público que tuvo lugar con motivo de la presentación de los primeros pasos de la Estrategia Integral de Desarrollo Sostenible presentada públicamente un par de semanas antes por el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre. La PDSS, como asociación vecinal con más de 100 socios y casi 20 años de historia dedicada a la defensa del entorno, y a pesar de no haber sido invitada a ninguno de estos eventos, entiende que su opinión es relevante y decidió expresar públicamente su punto de vista al respecto.
La Estrategia Integral de Desarrollo Sostenible es el desarrollo de un plan encaminado a captar fondos europeos para llevar a cabo actuaciones de diversa índole pero que tienen como objetivo común el desarrollo del pueblo manteniendo unos criterios en los que la excelencia, la sostenibilidad ambiental, la salud y calidad de vida de los ciudadanos son objetivos de obligado cumplimiento. Se trata pues de elaborar un plan de desarrollo que cumpla con todos estos criterios exigidos por la Unión Europea para conceder los fondos. Lógicamente es una magnífica oportunidad para conseguir financiación para llevar a cabo proyectos necesarios para el pueblo y el Ayuntamiento se ha puesto manos a la obra.
La PDSS ha podido comprobar con estupor como, en un marco donde el desarrollo ambientalmente sostenible, la salud y el bienestar de los ciudadanos son los principales ejes a seguir, la problemática de las canteras no se tiene en cuenta en absoluto. Por el contrario se obvia el problema como si no existiera. La PDSS expuso públicamente de forma sucinta que el problema continúa en dos perspectivas
1.- Las 4 canteras ilegales que han estado expoliando la sierra ilegalmente durante 40 años y luego durante 7 años más de falsa restauración parece que podrían tener un nuevo Plan de Reexplotación Minera (¿para qué seguir llamándolo de “restauración”?) por lo que se deduce de los comentarios del Alcalde, de la Delegada de Industria de la Junta y del propio análisis DAFO que se usó como punto de partida de la Estrategia Integral.
2.- Las dos canteras con licencia vigente, a pesar de estar en los límites de sus concesiones mineras, no presentan visos de concluir su explotación a corto plazo.
El horizonte que se nos presenta, en lo que a la actividad minera en el pueblo se refiere, es por tanto del mantenimiento de la actividad extractiva (aún salen camiones a un ritmo de 50 por hora en algunas horas del día) con el descomunal impacto ambiental que sigue generando y las afecciones a la salud pública (problemas respiratorios, asma, cáncer de pulmón) que producen las partículas PM10 que esta actividad genera.
Ignorar este enorme problema en una Estrategia Integral de Desarrollo Sostenible es inconcebible, y aunque la PDSS no se opone a la lógica (y casi obligada) intención del Ayuntamiento de captar subvenciones europeas, entiende que esta circunstancia debería ser tenida en cuenta dentro del plan, como así hizo constar públicamente el pasado día 26 ante representantes municipales, miembros de la empresa EMC consulting que está desarrollando el proyecto y los ciudadanos que allí se congregaron.
La solución del problema pasaría por los siguientes pasos:
-Cierre definitivo de las canteras ilegales con retirada de maquinaria e imposición de las sanciones correspondientes a las empresas responsables por décadas de actividad ilícita según marca la ley.
-Plan de cierre a medio plazo de las canteras no ilegales a negociar con las empresas implicadas en función de su grado de agotamiento de superficie explotada.
-Plan de restauración integral tras asesoramiento por expertos (universidades etc.) que no contemple el mantenimiento de la actividad extractiva (la trampa) y que sea promovido por las propias administraciones públicas y financiado con los avales depositados y las sanciones mencionadas.
La PDSS considera que esta sería una magnífica oportunidad para dar una solución definitiva al problema de las canteras en el pueblo, integrando dicha solución en la Estrategia Integral de Desarrollo Sostenible para desarrollar un espacio urbano en el que la calidad del entorno ambiental y  del aire que respiramos sirviera como base sobre la que afianzar un futuro saludable y sostenible. Esperamos que, dado que la participación ciudadana es uno de los requisitos exigido por la Unión Europea en este proceso, la opinión de una asociación como la PDSS sea también tenida en consideración.

Eduardo Sáez Maldonado
Plataforma en Defensa de la salud y la Sierra.

Print Friendly, PDF & Email