image

(UPyD) Ayer me quedé una vez más estupefacta al leer y escuchar las noticias, en concreto aquella en la que nos informaban del desfalco  organizado sin fondo ni fondos a través del uso de tarjetas de crédito fantasmas u opacas con las que pagaban comilonas, trajes de postín, hoteles de lujo, viajes, retiraban dinero en efectivo en cajeros y todo aquello que les  venía en ganas a los consejeros  y consejeras  de turno así como  los directivos de Caja Madrid  y posteriormente Bankia.

Una nueva vergüenza en un país muy tocado ya por la corrupción y donde ya no aguantamos más. ¿Es lógico que los ciudadanos tengamos que pagar intereses por prácticamente todo (por mantenimiento de la tarjeta bancaria, por el mero uso de la misma ya sea de crédito o de débito, por aplazar pagos etc mientras que hay casi un centenar (86 por ahora) de, permítanme las expresiones, chupópteros, trincones, chorizos sin escrúpulos, canallas y sinvergüenzas que gastan el dinero de otros con el beneplácito de unos cuantos. Desde el año 2003 hasta el 2012 estos impresentables han dilapidado fondos de una Caja pública que tuvimos que rescatar todos los españolitos. En concreto se estima una cantidad de 15,25  millones de euros, ahí es nada.

Y yo me pregunto ingenuamente, ¿les obligará la Justicia a devolver cada céntimo?,  ¿qué piensan las personas estafadas por las preferentes que han perdido los ahorros de todo una vida?,  ¿y los desahuciados a los que Bankia les embargó sus viviendas?, ¿cómo pueden existir entre tanto erudito en Ciencias Económicas y Derecho de Caja Madrid “gastos de representación” sin justificar? y ¿cómo van a justificar el gasto desmedido y la falta de órganos de control en dicha Caja rescatada con 107 millones de euros ?.Este nuevo  escándalo ha colmado la paciencia de todos nosotros, porque ¿hasta cuándo?, ¿quién limpia tanta basura?
Otra vez nos topamos con representantes de partidos políticos (PP, PSOE, IU), de  organizaciones empresariales y de sindicatos, sí señores, sindicatos (CC.OO, UGT ) siendo los beneficiarios y llegando a sobrepasar los 300.000 euros de gasto con la tarjetita, como es el caso del archiconocido Miguel Blesa, de José  Antonio Moral Santín (IU), Rubén Cruz Oribe (IU),  Mª Mercedes de la Merced (PP), Estanislao Rodríguez-Ponga (PP),  Miguel Ángel Araujo Serrano (PP), Ricardo Romero de Tejada (PP), Pablo Abejas Juárez (PP),  José Mª  de la Riva Amez (PSOE), Antonio Romero Lázaro (PSOE),  Fco. Baquero Noriega (CCOO), o Ramón Espinar Gallego (UGT), entre otros  setenta y cuatro presuntamente mangantes. Ahora dimiten algunos (Carmen Cafranga,  Presidenta de la Fundación de Caja Madrid y socia de la mujer de Ignacio González(PP)  en una empresa de subastas), a otros se les cesará de sus funciones (Pablo Abejas, Director General de Economía de Caja Madrid) pero y la pasta a devolver?. ¿Hasta cuándo van a dejar de hurgar los partidos políticos en la Justicia para que ésta sea  tal para con todos sin excepciones? . Abramos los ojos de una puñetera vez y no votemos a  partidos con tanta podredumbre, con tanta putrefacción interna, con tantas puertas giratorias. 

Digamos basta ya de que la clase media( prácticamente extinguida en España por las “extraordinarias” decisiones tomadas y ejecutadas por la mayoría absoluta gobernante a la que no le ha importado un ápice nuestras opiniones y situaciones) pague por y para todos, de que seamos los pagadores de impuestos y más impuestos mientras se benefician los inversores en las Sicavs, de ser los grandes sufridores de recortes y más recortes  que afectan a las necesidades más básicas del ser humano (educación y sanidad), de mentiras y más mentiras por parte de políticos de tres al cuarto que para conseguir un puñado de votos mienten más que hablan y se ganan con migajillas que dan a última hora ( próxima a las elecciones) a los más necesitados o lerdos.

Los altos cargos de Caja Madrid-Bankia están ocupados por políticos elegidos por los partidos en proporción a su representación en diversas instituciones. UPYD solicitó la creación de una Comisión de Investigación en la Asamblea sobre Caja Madrid para conocer  cómo la gestión de esa entidad previa a la fusión de las demás Cajas había determinado la quiebra de tal entidad. UPYD exige la devolución íntegra del dinero y recuerda que lleva meses denunciando el fraude de las tarjetas de los directivos de Caja Madrid ante la pasividad de la Fundación y que gracias a ello ha salido a la luz tal caso. Estamos en contra de la politización de la Justicia, ésta tiene que ser independiente para combatir los casos como el que he expuesto a lo largo de este artículo, así como el partido al que represento exige  una Ley de Transparencia que permita un control de todo lo público. Exigimos transparencia y la llevamos a cabo en UPYD, no pudiendo decir lo mismo otros partidos políticos (PP, PSOE, IU) y a los hechos me remito.

​​Olivia Bueno Osuna (UPyD Alhaurín de la Torre).

Print Friendly, PDF & Email